Sana sana colita de rana

En multitud de ocasiones  las frases hechas, no tienen mayor sentido. Por lo que no siempre tendrán una explicación coherente, o que lo que se pretende se ajuste al contenido. Si bien conviene aclarar que algunas expresiones tienen connotaciones, religiosas, mágicas,… pero no todo es lo que se dice, sino el como se dice y cuando se dice. Un buen ejemplo de ello lo es la tan conocida sana sana colita de rana.

Sana sana colita de rana: contenido

De origen incierto la frase «sana sana colita de rana«, fácilmente pueda tener su procedencia de  culturas ancestrales.

En esta ocasión hemos podido comprobar que la expresión se puede, y de hecho se está utilizando de dos formas diferentes. Cambiando una sola palabra, en lugar de con colita, también se está utilizando la frase como, sana sana culito de rana

No sabríamos decir en qué zonas se usa más, pero parece que en Sudamérica se decantan más por la colita y en España por el culito. En cualquier caso tanto una como otra son bien válidas para nuestro menester.

Tampoco está demasiado claro si la colita se refiere al órgano sexual masculino, o al apéndice del que carecen los sapos y ranas.

Parece mentira lo que puede dar de sí un simple frase. Y si creíais que aquí se acaba todo, espera a ver lo que sucede con los efectos que se derivan de su utilización, cuando menos en el momento oportuno para el que fue creada. El del alivio de un dolor.

En cualquier caso y, como agradecimiento tanto a unos como a otros y a los que nos siguen de fuera de esos paises utilizaremos las dos acepciones, ya que tema hay para ello.

Orígen del sana sana colita de rana en las tribus amazónicas

Hace más de 2000 años las tribus que habitaban en las zonas amazónicas de Colombia, Perú y Brasil, conocian las cualidades curativas de un sapo. De él extraían una secreción denominada kambó. Secreción que de buen seguro utilizaban para calmar el dolor, si bien lo que no está tan claro es que la expresión fuese sana sana colita de rana.  

No fue hasta principios del siglo XX, que la migración forzada hacia los bosques del Amazonas para la extracción de la madera, que se redescubrió el Kambó. Se utilizaba para mitigar el dolor y ello dio pie a que se volviese a utilizar e iniciar investigaciones.

Efectos de la utilización del sana sana culito de rana

Las personas que en su día empezaron a utilizar esta frase, seguramente ni tan siquiera formaban parte de los integrantes de aquellas tribus amazónicas, quienes descubrieron sus propiedades. Pero lo que sí sabían era que aplicando mediante fricciones las secreciones de la rana árbol, el kambó también conocido como el veneno del sapo, aliviaba los dolores, producidos por golpes.

Tampoco sabían que aquel bálsamo era química, como también desconocian que las fricciones era neurología y que las frases podían ser psicología. 

Llegados a este punto ya tenemos todos los ingredientes que configuran la receta de la fórmula mágica:

  1. Química
  2. Neurología
  3. Psicología

Sana sana colita de rana y la química

Sin lugar a dudas el ingrediente que más efecto causa sobre el dolor, es el químico. Su poder analgésico  superior al de la morfina. Queda claro que sus efectos son al margen de inmediatos y efectivos. Pero no quisiéramos pecar de pesados y repetirnos, por lo que nos gustaría que leyerais lo que ya escribimos sobre el kambó, el veneno de sapo y sus orígenes y el artículo sobre el sapo y su veneno. Es realmente asombrosa la capacidad de los sapos y ranas, para generar esta clase de secreciones, que han hecho que las farmacéuticas se fijaran en él.

Las farmaceuticas, se apropian del sana sana colita de rana

Sabido es de todos, las propiedades que tienen algunas de las secreciones de los anfibios. Estas secreciones cutáneas contienen gran cantidad de compuestos con una actividad biológica importante. 

Sabido es de todos, las propiedades que tienen algunas de las secreciones de los anfibios. Estas secreciones cutáneas contienen gran cantidad de compuestos con una actividad biológica importante. 

Tal y como habíamos mencionado en nuestros artículos mencionados anteriormente, sobre el veneno de los sapos. Al margen de suponer una autodefensa importante con la que contribuir a la preservación de la especie, también era utilizado para la curación o cuando  menos para calmar el dolor en algunas tribus amazónicas.

Actualmente se están desrrollano medicamentos basándose en los biopéptidos secretados por algunos sapos de la selva amazónica de Colombia y la frontera de Perú conBrasil. Estudios realizados en diferentes laboratorios han demostrado la efectividad de estos compuesto.

Pero no tan solo eso, sino que también se están descubriendo nuevas aplicaciones terapéuticas. Se conocen sustancia extraídas de la piel del sapo 200 veces más potentes que las de la morfina. Que como todos sabemos se usa para calmar el dolor.

Y no todo se acaba aquí. Nuevos descubrimientos apuntan hacia propiedades desconocidas hasta hoy con sus poderes analgésicos y anti bacterianos. Y por si fuera poco enfermedades como alzheimer, herpes, esclerosis, afecciones cardiovasculares, responden positivamente a tratamientos con secreciones emitidas por el sapo y la rana.

Como afecta a la neurociencia el sana sana culito de rana

¿Puede realmente influir una a frase como la del sana sana colita de rana en calmar el dolor a través de las neuronas? Esto parece ciencia ficción.

sana sana colita de rana

Hablar de dolor es hacerlo de sufrimiento, normalmente físico. Y parece que existen mecanismos asociados al mismo que darían crédito a la frase “sana sana culito de rana”. Evidentemente uno de esos mecanismos está íntimamente relacionado con el cerebro.

Sin duda alguna el dolor, es un tema que viene siendo motivo de estudios y sobre el que se han vertido ríos de tinta. Desde los clásicos griegos hasta nuestros días literatos, filósofos, científicos, han dado su versión sobre lo que para ellos era el dolor, sus formas y motivos que lo podían causar.

Hipócrates, más racional, considerado como el padre de la medicina, lo atribuía a desequilibrios en los fluidos en el ser humano. Quien los clasifica en calientes y fríos, secos y húmedos. Sangre, bilis amarilla, flegma, y bilis negra. Todas ellas se encuentran en diferentes proporciones, en el cuerpo humano. Pues bien, el equilibrio entre ellos, según su teoría permite tener el cuerpo en buen estado de salud. Su desequilibrio provoca estadios en la persona que pueden producir dolor.

Aristóteles más espiritual, culpaba a seres malignos. Y no atribuía al cerebro ninguna función sensorial.

Platón, aducía que el dolor, entre otras sensaciones humanas, provenían del corazón y del hígado.

Herófilo en la antigua Roma, planteó la hipótesis de considerar el cerebro como órgano central del sistema nervioso.

Galeno, médico griego, restableció la importancia de los nervios centrales y periféricos. Desarrolló una teoría sobre las sensaciones, llegando a definir tres clases de nervios, blandos, duros y aquellos que se encargaban de sentir el dolor.

Avicena, médico árabe, ya recomendó masajes entre otras terapias como medida analgésica contra el dolor.

Leonardo da Vinci, consideró que el dolor estaba relacionado con el tacto. Y ya estableció que la médula espinal era la encargada de transmitir las sensaciones al cerebro, entre ellas el dolor.

Descartes, defensor de  la teoría galénica, consideró al cerebro como centro de todas las funciones motoras. Ya describió que los nervios periféricos, eran ramificaciones que conectan el cerebro con la piel, a través de ramificaciones nerviosas. Lo que vino a llamarse la teoría de la especificidad. Estableció que un tejido al ser contusionado, enviaba a través del sistema nervioso una señal al cerebro, quien al recibirla reenviaba otra señal a la zona dañada, con la intención de retirar el dolor.

Este breve repaso por la historia, para llegar a la teoría de la especificidad sensorial, la cual y resumiendo nos viene a decir que, el dolor es una sensación específica, con un aparato sensorial propio.

Mecanismos del dolor aplicados al sana sana colita de rana

Según la teoría del dolor propuesta por Melzak y Wall publicada en 1965, existen dos tipos de fibras pequeñas y grandes. Las primeras transmiten el dolor y las segundas el tacto. Ambas  envían información a dos zonas distintas de la médula espinal, y desde ahí al cerebro a través de una célula transmisora. Sin embargo una barrera o puerta de control, inhibe la activación de la transmisión. Por otra parte la fibras grandes que transmiten las sensaciones, activan la puerta de control, para contrarrestar las fibras pequeñas o del dolor.

Por otro lado parece, y siempre según esta teoría, que el cerebro tiene la capacidad de regular la activación o no de la puerta del dolor, con la inclusión del sistema nervioso central.

Todo ello proporciona una explicación psicológica a la sensación de dolor. Cuanto mayor es la activación de las fibras grandes menor es la sensación de dolor. 

Con lo cual tenemos la explicación que al frotar sobre una superficie golpeada y dolorida, los mecanismos de transmisión se pondrían en marcha aliviando el dolor.

Esta teoría también propone que el cerebro puede regular la activación de esta puerta del dolor, incluyendo así al sistema nervioso central en la red de sensación del dolor, y proporcionando una explicación a la influencia de la parte psicológica en la sensación dolorosa, más allá de una simple experiencia fisiológica. Según esta teoría, mientras mayor sea la activación de las fibras grandes, menos será la sensación de dolor. Esto explicaría por qué cuando nos damos un golpe tendemos a frotar la zona dolorida, a meterla debajo de un grifo abierto o a agitarla. Y esto es lo que explicaría por qué funciona el «sana, sana, colita de rana» que las madres recitan a sus hijos mientras frotan la zona dolorida.  

Sin saberlo estaban actuando sobre nuestras neuronas. El resultado es espectacular, una sencilla ocurrencia popular llena de técnica y de ciencia.

Sana sana colita de rana, de momento con la duda de que pueda ser o no cierta su relación con la neurociencia. Nuestra recomendación es la de seguir prácticandola.

El psicoanálisis con el sana sana culito de rana

Pués también parece que los psicoanalistas han querido apuntarse al carro. Y como parece ser que son los que algo saben de estas cosa, pués habrá que escucharlos.

psicología y sana sana culito de rana

¿Es subjetivo el dolor?

Como la inmensa mayoria de las sensaciones, el dolor  es subjetivo, y la reacción de los afectados puede ser totalmente distinta ante una misma intensidad. Y, por lo tanto, dada su subjetividad, es un síntoma  extremadamente difícil de valorar desde un punto de vista clínico. Factores físicos, económicos, cognitivos, sociales y emocionales pueden hacer cambiar la percepción en una misma persona en etapas diferentes de su existencia.

¿Desaparece el dolor por efecto del frotado?

También es cierto que puede haber una respuesta ilusoria. Cuando alguien recibe un golpe y se frota, automáticamente presta más atención al frotado sobre la superficie contusionada, que al propio dolor. De todos es sabido que la intensidad del dolor va decreciendo a medida que pasa el tiempo. Transcurridos unos segundos, la presión del frotado iguala a la del dolor por el golpe con lo que acaba desapareciendo. Por lo que la tendencia está en creer que fué el frote quién hizo desaparecer el dolor.

Efecto placebo, ¿actúa sobre el dolor?

En muchas ocasiones nos hemos llegado a preguntar si un medicamento ha actuado sobre nosotros por su eficacia o por el efecto placebo.

¿Puede ocurrir lo mismo con el sana sana colita de rana? ¿Actúa el efecto placebo sobre un dolor, cuando la parte dolorida es acariciada o frotada?

El efecto placebo no es más que un engaño. Nuestro cerebro lo sabe pero lo acepta. El solo hecho de la atención hace remitir el dolor.

¿Puede la psicología ayudar a mitigar el dolor?

De todo lo expuesto anteriormente podemos llegar a deducir que la psicología  aplicada contra el dolor puede ser efectiva. Y, de hecho lo es como así se ha demostrado en diferentes estudios realizados en pacientes a los que que les suministraban medicamentos placebo.

Como la inmensa mayoria de las sensaciones, el dolor es subjetivo, y ante una misma intensidad, la reacción de los afectados puede ser totalmente distinta. Es un síntoma extremadamente difícil de valorar desde un punto de vista clínico, dada su subjetividad. Factores físicos, sociales, económicos, cognitivos y emocionales pueden hacer cambiar la percepción en una misma persona en etapas diferentes de su existencia.

Acaso el sana sana colita de rana no es un placebo que nos han estado suministrando y seguiremos suministrando, a saber por cuánto tiempo. Primero porque es imposible no acudir en auxilio de un accidentado e intentar calmarlo y más si es una criatura. Y, en segundo lugar porque es una manifestación de cariño que es lo que más se necesita en ese momento.

Deja un comentario