Rana de la suerte

Rate this post

En todas las culturas milenarias, han existido leyendas sobre los animales anfibios.La mayoría de ellas relacionadas con las bondades que estos peculiares seres eran capaces de provocar. Sus apariciones en tiempos de lluvia, solían ser el origen de las leyendas, siempre asociadas a la abundancia de las cosechas e incluso con la conexión que tenían con los dioses. Pero si hay una que ha llegado con fuerza hasta nuestros días, es sin duda  la rana de la suerte.

Ranas de la suerte: contenidos

El Chan Chu, como así se denomina a la rana del dinero, aunque también se le conoce como la rana de las tres patas. Es la represrentación de una rana de tres patas y con monedas, o bien en su boca o posada sobre ellas.

Esposa de uno de los ocho inmortales, dioses de la mitologia china. Debe su transformación en animal anfibio con tres patas, a su desmesurada avaricia. Siempre será colocada en diagonal a la entrada de la casa, ya que de lo contrario optará por marchar i no volverá. Así como en el suelo para facilitar el que pueda saltar en busca de dinero. De no poder situarla como se indica la única posición en la que es efectiva sería en direcció Sudeste.

Habitaba un monje taoísta en las cercanías de un lago. En el cual vivía una rana con tres patas. Para facilitarle la salida, colocaba una detrás de otra monedas de oro. El sapo se las recogía con la boca y se las entregaba. Al poco tiempo cuenta la leyenda que el monje se hizo rico.

El niño campesino, China

Encontrabase un niño jugando al borde de un estanque, cuando al ver una rana lo primero que se le ocurrió fue lanzarle una piedra. La mala fortuna quiso que la alcanzara. Viendo que su acción no había sido correcta, intento remediarlo dándole comida. El animal anfibio no salia en presencia del niño. Este siguió poniéndole alimentos, ya que siempre desaparecían los que le había puesto el día anterior. En uno de sus habituales acercamientos a la charca, vio que a la rana le faltaba una pata, relacionándolo rápidamente con su actitud.

Pasó el tiempo y el niño se hizo hombre, casó y tuvo hijos. Con una economía maltrecha, no pudo atender las necesidades médicas que se le plantearon en el momento que su hijo enfermó. Estaba irremediablemente condenado a la muerte, ya que no podía comprar medicamentos. 

Fue en ese momento, en que  el niño estaba agonizando que se oyó el croar de una rana. Esta se acercó al lugar donde estaba quién le había lanzado la piedra y por tanto quien le dejo con sus tres patas, y le entregó una moneda de oro, que llevaba en su boca.

Según parece con esa moneda pudo sufragar los gastos para la curación de su hijo. La rana de la suerte inició su camino hacia la posteridad.

Por otra parte y a miles de kilómetros, para los maya, los anfibios sapos y ranas eran portadores de felicidad. Supuestamente por los sonidos que emite cuando llueve, se decía que se comunicaban con los dioses.

Compra ranas de la suerte sin estresarte, desde el sillón de casa

Parece mentira pero no lo dudéis. Verdad absoluta y sin peros. Desde nuestra tienda on-line de artículos de sapos y ranas o si lo prefieres desde la tienda on-line de aves de corral, tienda on-line que también gestionamos, podrás dar rienda suelta tu imaginación.

No tienes incremento de precio alguno, elijes sin prisas, comparas precios, entregas… y todo sin moverte y entreteniendote.

La rana de la suerte, te permitirá ver las cosas de otra manera.

Pon una rana de la suerte en tu vida. No te molestará, sino todo lo contrario, te puede ayudar. Búscala en nuestra tienda online de artículos de sapos y ranas.

Deja un comentario