Amuletos de la suerte

Los amuletos de la suerte, tal y como los conocemos hoy podrían tener su origen en China. Es muy difícil establecer que culturas fueron las que tomaron a los anfibios y concretamente a la rana.

Pero realmente cuáles eran los motivos por los que la mayoría de culturas adoptaron a estos animales anfibios entre sus preferidos. ¿Qué razones les indujeron a pensar que realmente eran tan especiales para otorgarles tantos honores?

Desde Alaska a la Tierra del Fuego y del Pacífico al Atlántico, no hay cultura que se olvidara de ellos

Amuletos de la suerte: contenido

Los pobladores del valle del Indo, atribuían a los animales anfibios una significación ambivalente, cargado de una dualidad un tanto controvertida.

Por un lado representarían las tendencias materiales, ocultas e interesados de la vida y por el otro serían los representantes de un simbolismo ante la procreación y la energía emergente de la tierra.

La diosa egipcia Hehet, amuleto de la suerte

Hehet o Heket fué representada como una mujer con cabeza de rana. Representa la fertilidad y la vida. Se dice que presenciaba todos los partos y como comadrona los asistía. Las mujeres embarazadas en el momento del parto las usaban como amuletos de la suerte, que consistía en una ranita sobre una flor de loto.

Los primeros cristianos utilizaban amuletos de la suerte inspirados en Heket, en los momentos del parto.

Los celtas y su mitología sobre a la rana como talismán de la buena suerte

Para los celtas la rana era vista con poderes de liderazgo y poseedor de la tierra, dada su conexión con la lluvia.

Las hadas y elfos se convertían en sapos y ranas para de esta forma poder interactuar con las dimensiones cósmicas. Estas conexiones les otorgaban poderes suficientes como para tener la capacidad de curar enfermedades y de ahí se considerados como talísmanes de la suerte.

Los Mayas con los sapos y las ranas como amuletos de la suerte

Estudiosos del tema como Pavel Alonso García, Doctor en estudios Mesoamericanos, de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico. Y según relata Reyna Paz en su artículo en la crónica mexicana “importancia de ranas y sapos para la cultura maya”. Considera que son seres capaces de comunicarse con los dioses de la lluvia a través de su canto. Y de todos es sabido que la lluvia es indispensable para obtener buenas cosechas.

Al margen de lo material les atribuian la capacidad de proveer de alegría a su entorno.

El sapo en la cultura andina

Como no podía ser menos en la cultura andina nos encontramos con una sensibilidad especial hacia los sapos. Su significado representa a la madre tierra ya que es hijo de ella.

En la simbología de los Andes, se trata de animales emblemáticos con toda clase de connotaciones. Su croar anuncia lluvia, representa dinero, su aparición en sueños significa bondades para quién ha soñado con él. Aunque bien es verdad que en otras zonas no representa tan buenos augurios. No obstante ello no quita importancia a los poderes que se le suponen sino todo lo contrario.

Los hindúes y su profundidad

Si existe una cultura espiritual por excelencia, esa es la hinduista. Su visión siempre más profunda. La centraban en el hecho de que las ranas eran las protectoras del universo y la representación de la oscuridad. No es de extrañar pues que fuese para ellos un amuleto de la suerte.

Los amuletos de la suerte de origen chino

Basados en la creencia de que las huevas de sapos y ranas caían con el rocío de la madrugada, asociaban estos animales anfibios con la luna, la salud y la longevidad.

Sin embargo, os recomiendo que leais nuestro post sobre la rana de la suerte, en el cual detallamos los orígenes, sobre estos amuletos de la suerte chino.

Los sapos de la suerte o rana del dinero representa un dicho popular chino para la prosperidad. Según el Feng Shui, es un símbolo auspicioso que evita la desgracia y atrae la riqueza. La colocación es importante, la cabeza del sapo debe estar enfocada hacia la puerta, para absorver la riqueza.

El sapo amuleto de la suerte entre los japoneses

En Japón el sapo era el causante de los eclipses al tragarse la luna. El cual si su cabeza iba tocada con una corona era símbolo de felicidad. Y una moneda en la boca signo de buena suerte.

Así que no es de extrañar si fonéticamente los términos rana y el regreso a casa , suenan igual. En general se asocia a la llegada de buenas nuevas y buena suerte.

Por ello en particular las mujeres japonesas,  suelen llevar una pequeña ranita en su monedero, como amuleto de la suerte. Para facilitar que lo que se gaste regrese.

Rana con corana amuleto suerte

En el medioveo los sapos y ranas no eran amuletos de la suerte

La época medieval se encargó de transmitir unas cualidades que quizás no le pertenecían. Relacionando a los sapos y ranas con magias, hechizos y actos de brujería. Cargadas de connotaciones veladas y ocultas.

La iglesia por su parte también se ocupó de transmitir pasajes nada propiciatorios para acoger a los animales anfibios como seres adorables. Como veremos en el siguiente párrafo.

Las parteras cristianas y su amuleto de la suerte

Si tenemos en cuenta que como hemos descrito anteriormente la rana era considerada un animal sagrado en Egipto, representada por su diosa Heket. Podemos imaginar que era un animal no demasiado grato para los primeros cristianos. A pesar de que algunos los escogieran como amuletos de la suerte ante los partos. Es lógico pensar que ante el temor de un fracaso en el parto decidieran acogerse a costumbres egipcias. Puesto que aparentemente no les iba a hacer ningún daño.

En ocasiones, la rana no era un amuleto de la suerte

Si los Cristianos querian molestar a sus opresores, y ridiculizar sus creencias, nada mejor que enviandoles una plaga de ranas. Con lo cual se puede deducir que no eran considerdos como amuletos de la suerte.

Sapos por la boca, muy probablemente viene de lo molestas que resultaron llegar a ser. Lo cual les indujo a blasfemar contra las ranas. No solo por la incomodidad de andar junto a ellas, sino por el hedor que esparcian una vez muertas.

La Ley Mosaica dice así

10 Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos. Así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación.

11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos.

12 Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación.

La plaga de ranas

Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.

2 Y si no lo quisieres dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios.

3 Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa. En la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo. En tus hornos y en tus artesas.

14 Y las juntaron en montones, y apestaba la tierra.

Queda pues de algún modo aclarado que las ranas no eran del agrado de los cristianos y antecesores, por lo que no eran precisamente amuletos de la buena suerte.

Sin embargo y ante la duda vamos relacionar

Pero, ¿qué tiene que ver el mensaje del Reino con ranas?

Bueno, las ranas son viscosas e inmundas como los reptiles. Anuncian su presencia repugnante croando. Les encanta morar en lugares húmedos, pantanosos. Cristo Jesús dio a su apóstol Juan una visión en la que éste vio “expresiones inspiradas inmundas que se parecían a ranas.” (Rev. 16:13, 14) Se identificó a éstas diciéndose que son “expresiones inspiradas por demonios.

Apocalipsis 16:13-14 Nueva Versión Internacional (NVI)

13 Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia y de la boca del falso profeta tres espíritus malignos que parecían ranas. 14 Son espíritus de demonios que hacen señales milagrosas y que salen a reunir a los reyes del mundo entero para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso.

¿Qué conclusión sacamos sobre las ranas como amuletos de la suerte?

Como habréis podido observar, en casi todas las interpretaciones que se les ha dado a estos simpáticos animales no dejan lugar a dudas sobre la consideración, casi siempre positiva a la que estaban sometidos.

No se conocen razones objetivas, más que las de vivir en charcas pantanosas, como para despreciarlos de la forma que se hizo en la cultura cristiana. Posiblemente como antitesis a todo lo considerado pagano.

En cualquier caso a nosotros y esperamos que también a vosotros os sigan resultando ideales como para que pasen a formar parte de vuestra iconografía. Adoptándolos como los amuletos de la suerte. Daño no os van a hacer.

¿Es adecuado comprar amuletos de la suerte en internet?

Y que te vamos a decir nosotros, nuestras tiendas online de saposyranas.online serán si nos permites tus amuletos de la suerte en donde encontrarás todo lo que andas buscando.

Gracias por haber llegado hasta aquí.

Deja un comentario